05. Chile: Gobierno organizó acto de desagravio a la jueza Karen Atala

Con la asistencia de diversas autoridades se realizó en el Salón O’Higgins del ministerio de Relaciones Públicas, el acto de desagravio a la jueza Karen Atala por parte del Estado, en cumplimiento de la sentencia que la Corte Interamericana de Derechos Humanos impuso en el mes de marzo.

En el lugar se encuentraba el presidente de la Corte Suprema, Rubén Ballesteros, quien había anunciado que lo hacía a título personal.

Asimismo asisten el ministro de Justicia, Teodoro Ribera; la ministra del Trabajo, Evelyn Matthei; y la subsecretaria de Justicia, Patricia Pérez, entre otros representantes de poderes del Estado.

El 21 de marzo del 2012 la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado chileno por “violación al derecho a la igualdad y la no discriminación y violación a su vida privada” gracias a una demanda que presentó la jueza Atala, donde denunció haber sido discriminada por la judicatura debido a su condición de lesbiana.

En el año 2004 la Cuarta Sala del máximo tribunal del país, por tres votos a dos, le concedió la tuición de las tres hijas de la magistrada a su ex marido, Jaime López, argumentando que su orientación sexual vulneraba el intereses superior de la niñas.

Asimismo el órgano internacional condenó al Estado chileno al pago de 72 mil dólares (cerca de 35 millones de pesos) a la jueza Atala y a sus hijas, además de tratamientos psicológicos gratuitos, a que se publicara en forma íntegra el fallo en una página web oficial y publicar un extracto de la sentencia en un diario de circulación nacional.

En este acto “Público de Reconocimiento de Responsabilidad Internacional” el Estado se disculpó con la jueza tras la discriminación que sufrió en la Justicia chilena.

El presidente del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez señaló que se trata de un acto histórico, precisando que es una reparación que “salda una deuda que costó muchos dolores a una familia completa”.

En la ceremonia, Atala deploró la determinación judicial y formuló un llamado a no permitir conductas de tipo discriminatorio “por orientación sexual o de género”, en vistas de que ella y sus hijas “fuimos vulneradas aun cuando la Constitución señala que todos somos iguales en derechos”.

La jueza recordó que durante el proceso judicial que enfrentó, “mi privacidad estaba expuesta en la prensa”. Luego de ello, al conocerse el fallo que le quitó la tuición de sus hijas, “como mujer de derecho y juez no tuve más alternativa que acatar la sentencia judicial y entregarlas”.

Asimismo, destacó que el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, al establecer dentro de las medidas reparatorias capacitaciones para el Poder Judicial “nos pusieron un desafío como país”.

“Esta sentencia viene a dignificar a todas esas madres lesbianas y padres gays que han perdido derechos o han tenido que invisibilizar o silenciar su vida afectiva para mantener sus derechos. Esto debe ser un nunca más”, aseveró la magistrada.

En el cierre de su discurso, Atala agradeció la presencia de miembros de los tres poderes del Estado. “Es una señal clara de que existe la preocupación de adecuar las instituciones a las reales necesidades de sus habitantes”. Asimismo, destacó el trabajo de organizaciones no gubernamentales que apoyaron su causa.

En representación del gobierno, el ministro de Justicia, Teodoro Ribera, destacó “la próxima semana continuaremos con fuerza y fe el proyecto que crea la Subsecretaría de Derechos Humanos”.

El ministro enfatizó que uno de los ejes de su gobierno es el “combate continuo y progresivo contra toda forma de discriminación”. En este sentido, destacó la entrada en vigencia de la ley antidiscriminación.

Fuentes: La Segunda on line, La Tercera.



Contenidos relacionados


¿Te gustó este artículo? Déjanos tus comentarios.