13. Brasil: UNESCO realiza consulta sobre bullying homofóbico en las escuelas

Observar prácticas de bullying contra lesbianas, gay, bisexuales, travestis y transexuales en escuelas y universidades y, a partir de ahí, buscar mejores formas de combate a ese prejuicio. Este es el objetivo de la consulta internacional que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) realizó, por primera vez en Brasil, en el Estado de Rio de Janeiro; con la participación de especialistas y gestores públicos de 25 países.

“Debemos trabajar el bullying homofóbico en las escuelas porque jóvenes de todo el mundo son afectados por esta violencia, y ello, infringe los derechos de estos jóvenes a una educación de calidad. El bullying homofóbico afecta el rendimiento de los alumnos, también aumenta el índice de deserción escolar”, expresa el director de Educación para la Paz y Desarrollo Sostenible en la sede de la Unesco, Mark Richmond.

La iniciativa evalúa programas y políticas existentes en todo el mundo, con el objetivo de compartir las mejores prácticas y construir estrategias para enfrentar la homofobia en las instituciones de enseñanza.

De acuerdo con el reciente estudio Discriminación en base de la Orientación Sexual y de la Identidad de Género en Europa, del Consejo de Europa, los jóvenes que experimentan asedio y estigma en la escuela tienden a abandonar los estudios y son más propensos a la automutilación, a cometer suicidio y a practicar actividades o adoptar comportamientos que ponen en riesgo su salud.

Durante la apertura del encuentro, la jefe de gabinete de la Secretaría de Derechos Humanos, Ivanilda Dida Figueiredo, representando a la ministra María do Rosario, caracterizó a la escuela como una esfera privilegiada para el enfrentamiento de la homofobia, a pesar de considerar que el combate es importante en todos los espacios.

Por su parte, el presidente de la Asociación Brasilera de lesbianas, gay, bisexuales, travestís y transexuales (ABGLT), Toni Reis, destacó que el país pasa por un “recrudecimiento” de homofobia, debido al fundamentalismo religioso, y de ahí la necesidad de trazar estrategias internacionales de combate.

De hecho, datos de la investigación Perfil de los Profesores Brasileros, realizada por la UNESCO entre abril y mayo de 2002, en todos los estados del país y con la participación de cinco mil profesores; demostraron altos índices de prejuicio. Para 59,7% de los docentes es inadmisible que una persona tenga relaciones homosexuales y a 21,2% de ellos, no les gustaría tener vecinos homosexuales.

Otra investigación, también de la Unesco, realizada en 13 capitales brasileras y el Distrito Federal, revela que entre 30,5% y 47,9% de los profesores no saben cómo abordar temas relativos a la homosexualidad en las aulas. Entre 12% y 20% creen que la homosexualidad es una enfermedad. La simple compañía de una persona homosexual en el aula de clases incomoda entre 32,5% y 44% de los estudiantes de sexo masculino.

El rechazo y prejuicio tiene también su origen en la familia, ya que entre 17,4% y 60% de los padres de estudiantes varones declaran que no les gustaría que homosexuales fuesen compañeros de clase de sus hijos. La banalización de la violencia contra ese grupo social, quedó evidente en el hecho que los estudiantes varones señalaron la opción “golpear a los homosexuales”, como la menos grave en una lista de seis ejemplos de acciones violentas.

Mostrando la otra cara de la historia, una investigación de 2004, realizada con participantes en Parada del Orgullo GLTB en la ciudad de Rio de Janeiro reveló que 40,4% de los adolescentes con edades comprendidas entre 15 y 18 años fueron víctimas de discriminación homofóbica, mientras que en el rango de edad entre 19 y 21 años, 31,3% se refirieron a situaciones de prejuicio en el ambiente escolar.

Desgraciadamente, esta realidad discriminatoria se repite en otros países. En Estados Unidos, más de 90% de los y las estudiantes homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales expresan haber sufrido prácticas de prejuicio homofóbico. En Nueva Zelandia, 98% de las personas LGBT expresan haber sido agredidas física o verbalmente en la escuela.

Participan en la consulta de la Unesco en Rio de Janeiro, especialistas de Australia, Bélgica, Lituania, Camarones, China, Colombia, Dinamarca, El Salvador, Macedonia, Inglaterra, Gales, Escocia, Irlanda, Israel, Jamaica, México, Namibia, Holanda, Perú, Samoa, África del Sur, Suecia, Turquía, Estados Unidos y Brasil.

Fuente: ADITAL (Camila Queiroz, Traducción: Ricardo Zúniga)



Contenidos relacionados


¿Te gustó este artículo? Déjanos tus comentarios.