14. Otra activista transexual asesinada en Honduras.

Las autoridades policiales investigan la muerte de Cynthia Nicole, la activista transexual que luchó en su país por los derechos de las trabajadoras sexuales y transgénero.

Esta muerte, no es la primera del país centroamericano: la de Cynthia es una más de una larga lista de víctimas del odio contra las personales transexuales. Cuando murió en la madrugada del 9 de enero, Cyntia tenía 32 años y se había convertido en poco tiempo en la activista más relevante de Honduras. Le dispararon mientras se trasladaba en su coche por el Barrio Guaserique, en Comayaguela, una ciudad próxima a Tegucigalpa. Recibió tres impactos de arma en el pecho y uno en la cabeza.

“Cynthia Nicole luchó sin descanso para garantizar la protección de los derechos fundamentales de las trabajadoras sexuales transgénero”, dijo Juliana Cano Nieto, investigadora del Programa por los Derechos de las Lesbianas, Gays, Personas Bisexuales y Transgénero de Human Rights Watch. “Las autoridades deben identificar y llevar a juicio a los responsables de éste y los demás ataques contra la comunidad trans”.

Esta muerte es la primera del 2009 de una persona transgénero y se suma a otras dos del pasado año. Según las autoridades locales, en este último tiempo se registra un resurgimiento de los movimientos homofóbicos. El 20 de noviembre un agresor asesinó a Yasmín, trabajadora sexual transgénero y colega de Nicole. Al día siguiente, el 21 de noviembre, otro atacante le disparó a Bibi, otra trabajadora sexual transgénero que se encontraba trabajando en el Obelisco, parque ubicado en la zona céntrica de Comayaguela. El 17 de diciembre, un desconocido apuñaló 14 veces a Noelia, trabajadora sexual transgénero. Además de estas agresiones, el 20 de diciembre, personal policial en Tegucigalpa golpeó a una trabajadora activista transgénero dedicada a difundir la prevención del VIH/SIDA.

Cyntia era líder en su país del “Colectivo Violeta”, organización que trabaja brindando información sobre VIH/SIDA y derechos humanos. “La comunidad transgénero está aterrada”, manifestó Indyra Mendoza, directora de la organización lésbica y feminista Cattrachas. “Pero estos ataques no van a silenciar a la comunidad en Honduras. Seguiremos trabajando para garantizar que los derechos de las personas transgénero se reconozcan y se respeten”.

Repudio de la RED LAC-TRANS

Marcela Romero, coordinadora regional de la Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Travestis, Transexuales y Transgénero, repudió en nombre de esta organización el reciente crimen de odio y afirmó que “Este hecho no puede quedar impune, ya que la Declaración de los Derechos Humanos y su artículo 3 establece que todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona y que nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”.

La Red LacTrans exige el esclarecimiento del hecho y solicita al Estado hondureño que garantice el ejercicio de los derechos humanos para las personas trans en todo el territorio nacional. Expresa su “profunda preocupación por esta violación de los Derechos Humanos en nuestra hermana República de Honduras. En estos momentos de incertidumbre y dolor, expresamos no solo nuestro repudio, sino todo nuestro apoyo y solidaridad a las compañeras de Nicolle”.



Contenidos relacionados


¿Te gustó este artículo? Déjanos tus comentarios.