15. México: Diversidad sexual y VIH/ sida, 28 años de expresión artística

Reconocer las diferencias de los seres humanos a través de las expresiones artísticas ha sido un reto que traspasa cualquier tipo de censura social e imposición política. Asuntos relacionados con la salud sexual y la discriminación se filtran en fotografías, pinturas y grabados de distintos artistas que hacen de su tiempo histórico algo imborrable.

Desde 1984, profesores y alumnos de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM y artistas independientes mexicanos, absorbidos por devaluaciones constantes, tratados de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, la “caída del sistema” en el que triunfa Carlos Salinas de Gortari junto con el neoliberalismo, y por supuesto la pandemia del VIH/sida, expresan su inconformidad ante el nulo interés del gobierno para responder adecuadamente a los acontecimientos que cambian la vida de generaciones en el país.

México se visualizaba rumbo al crecimiento aspiracional, e indudablemente no se ocuparía de grupos marginados como mujeres y personas homosexuales, quienes eran ya una gran parte de la población y exigían nuevos paradigmas ante los evidentes cambios sociales.

De forma conjunta surgen las expresiones artísticas con diversas técnicas que muestran una óptica más descentralizada en temas de sexualidad, VIH/sida, pobreza y discriminación, todo ello con el fin de informar de una manera más incluyente la realidad que no era vista en gran parte por los medios de comunicación.

En medio de estas inquietudes surge de la escuela universitaria elTaller de Documentación Visual (TDV), colectivo artístico que se dio a la tarea de crear pinturas, fotografías, folletos informativos y volantes que pudieran ser distribuidos a la sociedad civil con el fin de concientizar sobre las nuevas formas de convivencia que se gestaban cotidianamente.

La exposición “Taller de Documentación Visual 1984- 1999” que se presentó en el Centro Cultural España, refleja más de 20 años de lucha incansable en la promoción del respeto a los derechos humanos de cualquier persona.

Imágenes del colectivo homosexual y las personas que viven con VIH/sida, son vistas de forma provocativa y reflejan injusticia social en diversos contextos, pero así mismo, podemos encontrar logros sociales obtenidos a través de la búsqueda constante de igualdad de derechos.

El material presentado en la exposición es inédito y difícilmente se puede encontrar en algún archivo histórico. La belleza artística de la muestra da una pauta de cómo eran presentados los diferentes discursos para concientizar en el uso del condón al ejercer la libertad sexual en los 80 del siglo XX.

El grabado “Mi periódico mural” de 1983, refleja una nueva concepción del ser homosexual con una actitud revolucionaria, en el que se asume como natural las distintas preferencias sexuales y se separa paulatinamente el estigma para convertirse en orgullo gay, sin duda una lucha trascendente del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria.

La religión católica es vista con ironía en la pintura “El señor del santo sidario” de 1991, en el cual se refleja el calvario físico y social que enfrenta una persona con VIH/sida en su andar por la vida.

En la muestra no podía faltar un “Álbum de la familia”, en el que la homoparentalidad significa un modelo incluyente de familia, el cual se deconstruyó por más de dos décadas para concebirse como una realidad fuera de una patología.

“La fidelidad protege a la familia, el sida la destruye”, son algunas frases que se filtraban en libros educativos para proteger el modelo familiar conservador, ante esta ideología, el TDV se dio a la tarea de crear folletos informativos con la frase “cuando quieras, donde quieras y con quien quieras pero con condón”, con el fin de concientizar y romper paradigmas discriminatorios.

Con trabajos de Gabriel Castro Rocha, Rubén Gómez Tagle, Gustavo Guevara, Francisco Marcial, Víctor Hugo Martínez, Enrique Méndez, Israel Mora, Marco Prado, Sergio Carlos Rey, Antonio Salazar, Ricardo Serrano, y Carlos Veloz, quienes de acuerdo con el curador Edgardo Ganado Kim, son artistas que mantienen su anonimato en cada una de las obras debido a que respetan el concepto inicial del proyecto de trabajar en conjunto.

Fuente: Agencia NotieSe.



Contenidos relacionados


¿Te gustó este artículo? Déjanos tus comentarios.