25. Argentina: Exposición mantiene vivo el debate sobre el aborto

Hasta el 22 de septiembre estuvo en el Centro Cultural Borges la muestra Derecho a Decidir. Aborto legal en la Ciudad de México: un modelo para la región, una muestra artística nacida en México D.F. para apoyar el proceso de legalización del acceso al aborto existente en esa ciudad desde el 2007 y que pretende colaborar en la ampliación del debate sobre el tema en Argentina.

Hace unos años era impensable lo que está pasando hoy en Argentina, en menos de dos meses se presentaron en la Ciudad de Buenos Aires dos exposiciones sobre el aborto en dos espacios públicos reconocidos: una es la exposición Derecho a Decidir. Aborto legal en la Ciudad de México: un modelo para la región,que está abierta hasta el 22 de septiembre en el Centro Cultural Borges (Viamonte esquina San Martín, CABA); y la otra es 11 semanas, 23 horas, 59 minutos, que cerró el pasado domingo 9 de septiembreen el Paláis de Glace.

Ambas son un llamado fuerte y claro a que la cultura y los medios de comunicación se pongan en primera línea en la lucha para el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, apoyando el proyecto de ley ya existente de laCampaña Nacional por el Derecho al Aborto y reclamando una decisión política urgente.

Derecho a Decidir. Aborto legal en la Ciudad de México: un modelo para la región es una adaptación para Argentina de la muestra Nuestros cuerpos, nuestras vidas; cuatro décadas por el derecho a decidir en México, que tuvo lugar un año atrás en el Museo Memoria y Tolerancia de México D.F., y que buscó revertir la desinformación registrada en ese país.

La ley que despenalizó el aborto hasta la semana 12 de gestación en esa ciudad, fue aprobada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal el 24 de abril de 2007 y validada posteriormente por la Corte Suprema de Justicia. La experiencia mexicana constituye un excelente antecedente para hablar del derecho a decidir y poner de manifiesto los debates que se tejen en torno a la despenalización del aborto en Latinoamérica y en especial, en Argentina.

Esta muestra llegó a Buenos Aires en el marco de la IX Conferencia de la Asociación Internacional para el Estudio de la Sexualidad, Cultura y Sociedad (IASSCS), que se realizó en esta ciudad del 28 al 31 de agosto del 2013 en el Hotel Bauen, con la participación de investigadoras e investigadores de diversas parte del mundo venidos a debatir las articulaciones entre la economía del cuerpo y los derechos sexuales y reproductivos en el mundo actual. La muestra cuenta además con el apoyo, aporte y colaboración de la Fundación Ford, el Museo Memoria y Tolerancia(México), Católicas por el Derecho a Decidir (México y Argentina), la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito,IASSCS, Gire (Grupo de Información en Reproducción elegida), Amnistía Internacional y el CELS(Centro de Estudios Legales y Sociales).

La exposición, curada por Ignacio Vázquez y Maximiliano Florencio, cuenta con los trabajos de una serie de creadores y creadoras procedentes de diferentes disciplinas: las artes plásticas, el cine, la fotografía y la intervención urbana son algunos de los lenguajes que nos permitirán mirar desde distintas perspectivas la problemática del aborto. Como curadora invitada está Pelusa Borthwick e incluye el trabajo de artistas visuales como la mexicana Lorena Wolffer y la argentina Ana Gallardo. Con el objetivo de romper prejuicios y denunciar las consecuencias de la criminalización del aborto, se proyectan los documentales Expedientes, de la cineasta y feminista María del Carmen de Lara, y el recién estrenado Viva México del cineasta Flavio Florencio, argentino radicado en la Ciudad de México.

La doctora en historia del arte María Laura Rosa propone una curaduría de diez fotografías, a través de las cuales, permite al público un acercamiento a la lucha de las mujeres y los grupos feministas en la Argentina por el derecho a decidir.Hyuro, la artista urbana argentina, contribuye a la muestra con un mural que aborda el tema de la presión que ejerce la sociedad sobre las mujeres y el colectivo de artistas activistas feministas argentinas. Mujeres Públicas llevará a cabo una intervención en vivo.

Entrevistado,el curador de la muestra Ignacio Vazquez, habla a de la indivisibilidad de los derechos humanosy de cómo el objetivo de la muestra es ampliar el debate concientizando a aquellas personas que piensan que el tema del aborto no tiene que ver directamente con ellos. De todas formas la legalidad del aborto en Ciudad de México y la ilegalidad en Argentina, hacen que el acercamiento a la muestra sea de distintos tipos de públicos. En México, cuenta Ignacio Vázquez, hay muchos estudiantes y adolescentes que visitan la muestra, que es parte de un área del Museo Memoria y Tolerancia relacionada con la educación a los derechos sexuales y reproductivos. En Argentina la muestra se posiciona de una forma más militante y política frente al público, como se evidenció en la conferencia de prensa de inauguración el pasado jueves 29 de agosto.

Uno de los temas que aborda la muestra es cómo la representación de las mujeres difundida hoy en día por de los medios de comunicación, los mensajes religiosos, publicitarios y políticos, contribuye a fijar el límite entre la feminidad ideal y la feminidad desviada, promoviendo y reforzando rígidos estereotiposfemeninos. Desde esta perspectiva machista generalizada, la posibilidad de que una mujer decida no ser madre es percibida como una afrenta a las construcciones establecidas de lo que una mujer debe ser.

Para la apertura de la muestra fue realizada una conferencia de prensa en la que estuvieron presentes Leticia Bonifaz Alfonso, importante jurista mexicana y consejera jurídica del Gobierno de la Ciudad de México del 2006 al 2012; María Consuelo Mejía, directora de Católicas por el Derecho a Decidir de México; Mariela Belski, directora Ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina; Nelly Minyersky, jurista argentina de larga trayectoria en el campo del Derecho de familia y Derechos Humanos; María Elena Barbagelata, diputada nacional mandato cumplido y jurista integrante de la Comisión de Reforma del Código Penal; Estela Díaz, Secretaria de Género de la CTA y activista de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito; Victoria Tesoriero, integrante de Católicas por el Derecho a Decidir Argentina y de la Comisión de Articulación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto; y Lourdes Bascary, representante del C.E.L.S.

“Durante siglos nos han hecho creer que la mujer que no quiere tener hijos es una criminal, de eso hablamos cuando la sociedad considera el aborto un delito” afirmó Minyersky durante la misma. Entonces, para que la sociedad sea consciente de que el aborto no es un crimen sino un derecho, hay que hacer un trabajo contra los sentidos de culpa ancestrales que no han permitido a las mujeres poder decidir autónomamente sobre sus cuerpos y sus vidas. “Un Estado que considera la interrupción de embarazo como un delito – sigue Minyersky –, está poniendo a las mujeres que quieren ejercer el derecho al aborto no sólo en malas condiciones físicas, sino también en malas condiciones psicológicas, sociales y culturales. La ley que criminaliza el aborto es el último bastión, desde un punto de vista jurídico, que establece que las mujeres son seres inferiores.”

“Por esto -evidencia María Consuelo Mejía-, para garantizar el empoderamiento de las mujeres es necesario vincular los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres a los derechos humanos. Además es fundamental plantear una posición progresista católica para romper de una vez por todas con el discurso condenatorio de la jerarquía católica, que criminaliza a la mujer que decide sobre su propio cuerpo. En Ciudad de México nos hemos dado cuenta que desde que el aborto es legal ha cambiado la mentalidad de las mujeres. Antes les costaba hablar y pedir ayuda, hoy se presentan en el hospital diciendo ‘vengo a que me hagas un aborto porque es mi derecho’.”

María Elena Barbagelata remarca que “es necesario replantear el rol del derecho penal, porque es ineficaz y no contiene el aborto. De hecho en Argentina se dice que se hacen más de 500.000 abortos por año. Por lo tanto el derecho penal no cumple ningún rol y no tiene sentido seguir sosteniéndolo. Lo único que sostiene es una amenaza a la salud para las mujeres, y sobre todo para las más pobres”.

Estos temas están en el centro de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, como afirma Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA y activista de la Campaña que ha desarrollado múltiples actividades para concientizar a la población: “El aborto es un tema con el cual históricamente convivimos siempre, pero que también estuvo silenciado y por lo tanto se resolvía de forma privada y personal según las condiciones de cada mujer. El objetivo de la Campaña, desde que se empezó en el 2003, es decir ‘de esto hay que hablar, de esto hay que hacerse cargo y darse cuenta de las discriminaciones que conlleva”.

Hoy podemos reconocer que en Argentina se ha ampliado una masa crítica consciente del hecho de que es injusta e ineficaz la penalización del aborto. El paso que queda para hacer es la decisión política. Ha llegado el momento para que la política se haga cargo de que las mujeres abortan, de que los abortos inseguros son la primera causa de muerte entre las mujeres -sobre todo de bajos recursos-, de que la criminalización del aborto es una violación a los derechos humanos de las mujeres y que afecta a toda la sociedad.

Fuente: Comunicar Igualdad.

 



Contenidos relacionados


¿Te gustó este artículo? Déjanos tus comentarios.