43. Argentina: El Ministerio de Educación sanciona a profesora por proponer texto que aborda el tema del lesbianismo

Romina García Hermelo, profesora de Lengua y Literatura, fue suspendida por tres meses en su cargo en una escuela pública de San Luis. Denunciada por promover en una clase de 4º año la lectura de la novela Hay una chica en mi sopa (Planeta, 2011), en la que se narra la historia de una estudiante adolescente que se enamora de su profesora.

La profesora fue sancionada por el Ministerio de Educación de la provincia de San Luis. En un primer momento la sanción incluyó no pagarle el salario, aspecto éste sobre el que luego dieron marcha atrás” denuncian desde la Colectiva Feminista La Revuelta, quienes en este comunicado de solidarizan con la docente de San Luis.

La circulación de la novela, también utilizada en el curso del año lectivo anterior, despertó -esta vez- al rebaño hetenormativo custodio de la moral sexofóbica. Activó una serie dispositivos para dejar en claro que las normas sexuales y de género van a ser defendidas.

Se desplegaron una serie de argumentos oscurantistas y autoritarios. Es una atrevida, enseña a respetar la diversidad sexual, enseña sobre el zapatismo, no cree en nada, pone en peligro el orden institucional… Es rara. No la toleramos. No la queremos en nuestros templos escolares dijeron algunas madres y padres del rebaño.

Autoridades del Ministerio de Educación de la provincia de San Luis, con una celeridad pocas veces vista, la sancionaron y suspendieron por 90 días. En penitencia, para que aprenda. Para que se discipline a los valores morales de un sector de pacatas y pacatos. Las leyes vigentes del sistema democrático parecen no importarles ni a ciertas familias ni a funcionarias y funcionarios públicos. En un primer momento la sanción incluyó no pagarle el salario, aspecto éste sobre el que luego dieron marcha atrás.

Una madre y profesora del colegio, también devota de la iglesia universal del reino de dios, presentó una denuncia penal. Prestos a proceder, la justicia desplegó retrógradas explicaciones para justificar su alianza discriminadora y hacer lugar a la denuncia. Una fiscal dice que el libro conduce a “depravar educandos”.

Mientras, grupos de estudiantes que leyeron la novela el año anterior reivindican el contenido del texto. Aluden que hablaron de temáticas que no se abordan en clase y que también les enseñó que hay que respetar a las mujeres. En voz de María Teresa Andruetto, “La lectura es un instrumento de intervención sobre el mundo que nos permite pensar, tomar distancia, reflexionar, una espléndida posibilidad para dar lugar a las preguntas, a la discusión, al intercambio de percepciones y a la construcción de un juicio propio”.

Nos preguntamos ¿qué poder tiene el mundo ficcional para la constitución de las subjetividades? La literatura no refleja la realidad, crea nuevos mundos, con nuevas palabras y nuevos significados, generando así la plurivocidad de sentidos. ¿Será que saben que el texto puede ser un lugar privilegiado para lo no dicho, para que estudiantes con pensamiento autónomo repongan allí espacios vacíos que se le presentan? ¿Será que temen lo que eso puede desatar/les? Vigilar, castigar, intimidar, disciplinar, aleccionar a Romina García Hermelo y a través de ella, a otrxs que osen exceder límites. Mensajes de una pedagogía de la sexualidad que desata pánicos morales y sexuales para controlar cuerpos, géneros, mentes, sexualidades y vidas.

Llamamos a solidarizarnos con Romina García Hermelo, difundiendo esta injusta situación en cada lugar de activismo y militancia, especialmente en las aulas de escuelas, institutos de formación docente, facultades, espacios de educación popular. Hagamos de esto un debate político-pedagógico que colabore en seguir desmantelando las lógicas del he-terror-sexismo y que presione para que se levante la sanción a la compañera docente.

Exigimos, en consonancia con las convenciones internacionales de derechos humanos y derechos de la niñez y adolescencia junto con las leyes nacionales vigentes: 26.150 (Programa de Educación Sexual Integral; 26.485 (Para prevenir, sancionar y erradicar las violencias contra las mujeres); 26.783 (De Identidad de Género) y 26.618 (Matrimonio Igualitario- Matrimonio Civil), que:

1) De manera inmediata se deje sin efecto la sanción y suspensión a la docente.

2) La Comisión Directiva de la CTERA exija la inmediata incorporación de la docente a su cargo.

3) Las autoridades del Ministerio Nacional de Educación y del Programa Nacional de Educación Sexual Integral intervengan haciendo valer los derechos de la docente y los derechos de todo el estudiantado a recibir educación sexual integral antidiscriminatoria y celebratoria de las disidencias.

Actualización

Luego del escándalo que la medida desencadenó en una provincia en la que la educación sexual integral (ESI) no llega a las escuelas, pero donde también se obstaculiza la militancia política, y que desencadenó en movilizaciones de apoyo y repercutió en medios de comunicación nacionales, la escuela dio marcha atrás y reincorporó a la docente pero abriendo un curso paralelo para que el alumnado elija con quién cursar.

Nota relacionada

“Es mejor hablar que vivir toda la adolescencia con vergüenza”

“Al Ministerio de Educación de San Luis no le interesa dar educación sexual con ningún libro”

Fuente: AmecoPress/AN Red.



Contenidos relacionados


¿Te gustó este artículo? Déjanos tus comentarios.